Pruebas para Faulkner

A 60 años de la muerte de William Faulkner, recuperamos una de sus cartas enviadas al editor de El sonido y la furia.

El 20 de junio de 1929, Faulkner se casó con Estelle Oldham Franklin. Cuando pasaban la luna de miel en Pascagoula, Mississippi, recibiólas pruebas de El ruido y la furia, que había revisado en parte Ben Wasson.

Querido Ben:
Gracias por tu carta. 
Recibí las pruebas. Como me pareció que habías sido bastante bruto, las corregí según había escrito, añadiendo algunas cursivas más donde el original permanecía oscuro tras una segunda lectura. Tu razón para cambiarlo, i.e., que las cursivas solo indican dos fechas distintas, no creo que sea válida por dos motivos. Primero, no veo que el uso de blancos lo clarifique; segundo, hay más de cuatro fechas implicadas. Las que sí, de improviso, recuerdo son: Damuddy muere. Benjy tiene tres años. (2) Le cambian el nombre. Tiene cinco años. (3) La boda de Caddy. Tiene catorce años. (4) Intenta raptar a una chica y le castran. Quince. (5) Muerte de Quentin. (6) Muerte de su padre. (7) A los dieciocho años va al cementerio. (8) [sic] El día de la anécdota, tiene treinta y tres años. Estas son solo unas pocas que recuerdo. Por lo tanto, la razón que aduces cae por su propia base.

Manuscrito de El sonido y la furia. William Faulkner Foundation Collection, 1918-1959,
University of Virginia Library, Charlottesville, Va.

Pero el motivo principal es que un blanco indica un cambio objetivo en el tiempo, mientras que aquí la imagen objetiva debiera ser un conjunto continuo, puesto que las asociaciones mentales son subjetivas; i.e., tienen lugar en la mente de Ben y no en el ojo del lector. Creo que es necesaria la cursiva para establecer la confusión de Benjy a los ojos del lector; la aparentemente ininterrumpida confusión de un idiota que, considerada desde afuera, tiene una coherencia dinámica y lógica. Para lograrlo, en el caso de utilizar blancos sería preciso escribir una introducción a la asociación. Ojalá la imprenta estuviera lo bastante avanzada para poder utilizar tintas de distintos colores en cada caso, como argüi contigo y con Hal aquel día en el speak-easy. Pero la forma en que ahora lo tienes es casi vulgar. Presenta la imagen más burda y pobremente articulada ante mis ojos. Si se puede hacer algo, sería mejor volver a escribir toda esta sección de una manera objetiva, como la cuarta. Creo que está echada a perder, tal como queda. Pero si tú quieres mantenerlo así, yo solo quiero salvar la idea hasta que al imprimirlo te des cuenta. Sea como fuere, cambia todas las cursivas. Encontraste una de ellas. Asimismo, todas las partes escritas en cursiva deberán puntuarse de nuevo. Mejor que pongas atención, puesto que quiere que todo sea coherente. Y no hagas más añadidos al manuscrito, jovencito. Sé que lo haces para mejorarlo, pero también yo. Taché los dos o tres que hiciste.

Estamos instalados aquí, en un agradabilísimo lugar en la playa. Nado y pesco y remo un poco. Estelle te manda recuerdos.

Espero que lo pienses mejor. Tu razón aducida se cae por la base. Utilicé las cursivas adrede, tanto para escenas reales como para las recordadas, no para indicar las distintas fechas de los acontecimientos, sino solo para facilitar al lector el anticipar una asociación de ideas, dejando que la memoria postule su propia fecha. Seguramente que lo has comprendido.
Bill

Compartir