En 1993, el escritor William S. Burroughs escribió y narró una película navideña de veintiún minutos realizada con plastilina. Como podrán imaginar, no es una de las típicas películas navideñas felices y románticas que solemos ver todos en esta época. The Junky’s Christmas es la historia de Danny the Carwiper, un drogadicto que se pasa el día de Navidad tratando de conseguir algo. Al fin, encuentra el espíritu navideño cuando comparte un poco de morfina con un joven que sufre de cálculos renales, lo que le da la “dosis inmaculada”. Un dato: la película fue producida por Francis Ford Coppola.

Compartir