Cinco libros imperdibles de María Moreno

La autora de Una vida en presente elige 5 libros fundamentales para entrar a la obra de María Moreno, una escritora inclasificable, galardonada con el Premio Iberoamericano Manuel Rojas 2019 y actual directora del Museo del Libro y de la Lengua.

Paula Puebla
María Moreno

Black out (2016, Literatura Random House)

Libro de consagración. Texto para groupies y voyeurs. Autorretrato. Las cuatrocientas cinco páginas de Black out se baten a duelo contra los imperativos más rapaces y las tentaciones más dulces de la “literatura del yo”. Entre el género siempre prometedor y taquillero de la autobiografía, la memoria, el diario íntimo, la ficción y el microensayo, María Moreno construye una voz donde los matices de lo testimonial no cruzan el cerco de lo confesional, donde la línea entre lo verdadero y lo verídico, lo vivido, lo imaginado y lo recordado, se afina hasta hacerse imperceptible. Brazos de sangre, ríos de alcohol: entre esos elementos la autora inscribe sus experiencias, acompañada por una jauría de hombres de la bohemia siempre al margen del canon pero dentro de los confines del bar, donde libraban las más apasionadas batallas. Black out ―ese limbo que, paradójicamente, ennegrece la memoria hasta dejar espacios en blanco― le huye a la épica del alcohol en pos de su ética, uncida a esos fragmentos de vida que quedan entre borrachera y borrachera. Moreno trabaja sobre la memoria y dialoga con su pasado para dilucidar qué queda de todas esas Marías que alguna vez ha sido, operando contra el estatuto del yo femenino literario, rosa, pulcro y sumiso: “Después de todo tal vez sí quiera ser una dama, y las damas no se matan copa a copa, sino disparándose un tiro con una pequeña pistola con mango de nácar”.


El affair Skeffington (2013, Mansalva)

Ficción. Autoanálisis literario. Mascarada. Prosa y poesía. Toda la ideología moreniana convive en un texto aparecido por primera vez en 1992 gracias al sello Bajo la luna y reeditado en 2013 por Mansalva. La clave fundamental para abordar este libro se cifra nada menos que en su tapa con una doble firma: ¿cuánto hay de escritura de María Moreno y cuánto de Cristina Forero? ¿Son una misma persona? ¿Son dos? ¿Ninguna? ¿Son heterónimos? ¿Cuál es el pseudónimo? Este juego identitario de espejos, superposiciones y engaños se traslada sin pérdida de impacto a las páginas que narran la historia, hilvanada y reconstruida, de la norteamericana Dolly Skeffington. Los poemas de esta musa queer que vivió los años locos en París-Lesbos ―y que adoptó sin cuestionar ni una coma la obra de Freud― se conforman como la excusa perfecta para que la María Moreno “periodista socarrona, pendenciera con el patriarcado” se asumiera, tímida aunque impúdicamente, casi en un gesto virginal, en el rol de hacedora de versos. A través de ellos, y de la trama ficcional de una búsqueda identitaria, es que la autora dejó inmortalizados los avatares del feminismo criollo en el regreso de la democracia, con una ligazón a la actualidad que es capaz de dejar boquiabierto a su lector atento: “Tres generaciones de piernas sin afeitar / y aún no soy libre / de ese cuerpo desnudo sobre el camastro”.


Subrayados. Leer hasta que la muerte nos separe (2013, Mardulce)

Teoría. Ensayo. Crítica literaria. La lectura como artesanado. Ajena a las formas y mandatos de la academia, María Moreno busca los pretextos más disímiles para hacer de la lectura una aventura de asociaciones libres y reflexiones inesperadas. Consagra a lo largo de estos textos compilados ―en su mayoría publicados en la revista Debate y en el diario Página/12― una posición política que no se subordina a los estándares del lector metódico, solemne y aburrido, y asombra una vez más por una heterodoxia sin límites que convierte a sus críticas en hechos profundamente democratizantes. En el texto “Pronunciarás mi nombre en vano” se ríe del afanado arte del citado y despotrica contra él por ser “una suerte de mini mafia del texto o fraternidad jurada sin orga o ejército”. En “Aguas”, Moreno invoca a los ríos y los mares, menos para pasar revista de los textos de Haroldo Conti y de Sándor Márai que para atreverse a una definición de patria, siempre pensada con los pies sobre la tierra. En “Y todo así”, el tango toma para la autora el lugar de la literatura universal, de iniciación feminista, de escuela de letras: “Por el tango aprendí una primera lección literaria: la diferencia entre el autor, el narrador y el intérprete”. Subrayados no es solo un libro, sino un tratado de lectura para quienes aman vivir con los ojos clavados en el papel y la cabeza levitando en todos esos mundos posibles.


A tontas y a locas (2017, 17grises editora)

Columnas. Aguafuertes. Vida cotidiana. Elogios y elegías. Los inclasificables textos reunidos aquí fueron publicados originalmente en los años ochenta, en las páginas de Tiempo Argentino. Ya en el año 2001, luego de una década de vaciamientos estatales, fueron compilados en “Sudamericana mujer” y repuestos en 2017, sin retoques ni modificaciones, en un ejercicio deliberado de comprobación de su solidez, de su extrema vigencia, en un acto de reivindicación política. Los textos reunidos en este volumen responden a uno de los rasgos distintivos de la autora: la extemporaneidad. María Moreno aborta las cronologías e invita a un tipo de aproximación anárquica, libertina, de múltiples entradas, donde el caos hace confundir los límites del tiempo. Es así como el pasado, el presente y el futuro no ciñen de ninguna manera su prosa siempre barroca, siempre actual. Este destiempo responde a la ausencia de origen, de grado cero, de instante fecundo y las columnas de A tontas y a locas pueden leerse aún hoy como intervenciones ácidas y disruptivas. Desde “Conversación imaginaria con Sigmund Freud” al elogio a Carlos Gardel en “Infamia”, desde la invocación a Colette en “Dolor con amor se paga” a la valoración artística del hoy clausurado sentimiento en “La educación por los celos”, Moreno penetra en todos los géneros ―¡con humor!― para exponer sus limitaciones y crear su propio género.


Panfleto (2018, Literatura Random House)

Política. Erótica. Feminismo. Cuaderno de aprendizaje. La reaparición de estos artículos nada tienen de casual, en un 2018 sacudido por el voltaje de un feminismo argentino, afianzado por primera vez como movimiento masivo, tras el tratamiento de la ley IVE en ambas cámaras del Congreso de la Nación. En esas aguas agitadas, con una crisis económica hoy comprobada terminal, Panfleto interviene como lo hacen todos los textos de María Moreno pero con el distintivo de no reconocerse ―y mucho menos jactarse o declamarse de manera compulsiva, como obliga la (anti)nobleza vernácula― activista. Esa posición no orgánica, y no por eso menos comprometida, le da el ingrediente oxigenante a los textos aquí reunidos como una ofrenda para una generación de feministas que miran con algo más que desconfianza la propia genealogía. Pese a los años pasados, los modelos de estado sobrevividos, lo extemporáneo de Moreno vuelve a ponerla en el centro de una escena con textos todavía políticamente incorrectos y urticantes, con sentencias que desafían y problematizan las pancartas igualitarias. En la vereda de la diferencia, en las antípodas biologicistas, María Moreno sabe que “no vale la pena entrar a la cultura sin nuestros cuerpos. Pero tampoco que los tratemos como si fueran almas”.


Paula Puebla nació en Berazategui (Buenos Aires) en 1984. Es autora de ensayos, crónicas y artículos periodísticos. Ha publicado la novela Una vida en presente (17grises editora, 2018) y el volumen de ensayos sobre literatura, tecnologías y políticas del deseo titulado Maldita tú eres (17grises editora, 2019).

Compartir